12/9/13

¡Entrevista a...Elena Garquin!


-->
¿Nombre propio o pseudónimo?



Creo que cada uno tiene su razón de ser en determinadas circunstancias. Habría que sopesar los pros y los contras de ambos para decidirte. En mi caso, un poco de las dos cosas, aunque no te voy a decir qué es nombre y qué pseudónimo, jajaja!!!

¿Qué significa para ti escribir?



Depende del momento de mi vida al que te refieras. Cuando comencé con la escritura, era un hobbie, aunque un poco especial. Pasaba la raya del divertimento y, en muchas ocasiones, se convertía en necesidad. Necesidad de plasmar en papel las historias que me rondaban en la cabeza y que me decían: “¡Déjame salir!”. Necesidad de distraerme con algo diferente de la engorrosa tarea que en ese momento ocupara mi tiempo. Necesidad de hacer partícipes a los demás de todo lo que mi imaginación era capaz de construir, pero sobre todo, necesidad de complementar mi vida fuera cual fuese el acontecimiento que tenía lugar en ella. Si había pasado algo grande, alegre, eso me animaba a escribir. Si, por el contrario, había recibido una mala noticia o tenía un problema que, por el momento, parecía insuperable, me encerraba en mi historia para encontrar fuerzas.

En resumen, la escritura, sin yo saberlo entonces, se convirtió en parte de mí, una parte tan importante que, pese a haberla abandonado durante un tiempo, siempre estuvo allí, agazapada, como si esperara su momento. Hasta que ese momento llegó.



¿Cómo se llega, en tu opinión, a pasar de ser una simple aficionada por el gusto de escribir a ser una escritora?




Creo que no hay que hacer una distinción tan taxativa entre ambas cosas. Si por “escritora” entiendes la persona que logra publicar su libro, entonces el modo de pasar de una categoría a otra es clara: cuando alguna editorial decide que tu manuscrito cumple con creces todas sus expectativas.

Para mí, toda aficionada a escribir es una escritora en potencia. Quizá la diferencia estribe en las barreras mentales que una misma se imponga. El pasar de “lo hago para divertirme y para que amigos y familiares se diviertan conmigo, pero nada más” al “¿Y si mi historia puede gustar a más gente? ¿Y si llegara un día en el que, cuando me pregunten por mi profesión, pueda contestar: escritora?”

Quizá el paso de una mentalidad a otra tenga algo de ambición (personal, nada que ver con el dinero y la fama), o también de vanidad, no lo sé. Solo puedo decirte que a mí me costó bastante pasar de una a otra. Tuvieron que insistirme mucho, pero mucho!!! Pero al final me embarqué en una aventura tan apasionante como las historias que imagino, y de la que, al menos de momento, solo puedo sacar lecturas positivas.

¿Se puede aprender a escribir de una forma que resulte interesantemente literaria?



Yo siempre he pensado que un escritor es algo así como un camaleón. Si se le requiere, será capaz de escribir como nunca antes imaginó que lo haría. Ahora bien, la expresión “interesantemente literaria” puede tener tantos significados como personas hay en el mundo, y para cada una querrá decir una cosa diferente.

Para mí, cualquier escrito que se adapte a mis gustos es interesante desde el punto de vista literario. Y si no se adapta, también. No se puede menoscabar la calidad literaria de un libro porque no se adecúe a tus preferencias.

Por lo tanto, mi respuesta es clara. Mientras el escritor sea capaz de jugar con las palabras y crear infinitas sensaciones, el resultado siempre será interesante, desde todos los puntos de vista, no solo el literario.



¿La escritura es un oficio o un destino, o ambas cosas o ninguna?



Soy una persona bastante práctica. No creo en eso de que “el destino está escrito”, ni nada por el estilo. Por eso puedo decirte que, en mi opinión, cada uno es dueño de su destino. De lo que sí estoy segura es de que los escritores nacemos con una “semilla”, algo que, con el paso del tiempo, va germinando y floreciendo, estimulando nuestra capacidad para leer primero, y escribir después. Si a eso quieres llamarlo destino… Lo del oficio me parece más complicado. Hoy día, decir “oficio” parece que debe ser sinónimo de “me gano la vida con ello”. Si lo entendemos así, pocos pueden presumir de vivir de la escritura. Aunque para mí es un oficio, desde luego. Y el más bonito que existe.

En resumidas cuentas, creo que la escritura es un oficio creado por el destino que cada cual es capaz de labrarse, pero también es, ante todo, un arte.



¿Hay, en tu opinión, alguna fórmula que a la hora de escribir resulte útil o mejor, en un plano general?



Supongo que, como se suele decir en estos casos, “cada maestrillo tiene su librillo”. Y en mi caso particular, ni librillo ni nada. Mi imaginación va por libre, lo que en una escena me funcionó a las mil maravillas, en la siguiente no me sirve de nada. Yo pienso que en la escritura no existen reglas marcadas de antemano, y si existen, están para saltárselas a la torera. Lo único que sigo a rajatabla es el “dejarme llevar”. Fabrico el carácter inicial de los personajes, los acompaño con, en mi opinión, buenos secundarios, y los coloco en la escena que, previamente, se ha dibujado en mi cabeza. A partir de ahí, son ellos, en función de sus características, los que van marcando la pauta a seguir.


¿Para quién escribes?



¡Para todo el que quiera leerme, jajaja! Bueno, fuera de bromas, busco un público adulto (léase de más de dieciocho años), amante de las historias de amor con final feliz, principalmente ambientadas en épocas pasadas, y que no busque en mis libros nada más profundo que sumergirse en una maraña de sentimientos y emociones que, finalmente, siempre se desentrañan de manera satisfactoria. Personas que se evadan con mis historias, que se olviden de sus problemas y que se mimeticen con cada uno de mis personajes, hasta que al final, acaben echándoles de menos…



¿Qué tipo de genero liteario haces?¿Haces un solo género o varias? ¿Cuál te gusta más a la hora de escribir?



De momento me dedico solamente a la romántica adulta, y dentro de ella, la romántica histórica me apasiona. Pese a que el proceso de documentación puede llegar a ser francamente tedioso (aunque no es mi opinión), es increíble lo que puedes llegar a descubrir mientras estás con él. Por otro lado, los personajes encuadrados en una época histórica pasada, sobre todo los femeninos, tienen muchas más limitaciones a la hora de interactuar en una trama. Para mí, lejos de suponerme un problema,  es un reto. Aunque te confieso que me encantaría ser capaz de escribir novela histórica pura y dura, o incluso novela de suspense o terror.



¿Y a la hora de leer, cual es tu género literario favorito? ¿Y tu autor/a? ¿Por qué?



Cualquier género es bueno para una lectora empedernida como yo. La elección de uno u otro depende de mi estado de ánimo sobre todo. Aunque, claro, voy a barrer para casa diciendo que mi género favorito por goleada es, sin lugar a dudas, la romántica. Si hablamos de autores en general, podría decirte varios: Ruiz-Zafón, Pérez Reverte, Félix Modroño… Cada uno en su estilo, son unos excelentes narradores de historias, y españoles además.

Ahora bien, centrándonos en la romántica, las grandes siempre han sido mis favoritas: Lindsay, Woodiwiss, Kleypas… Junto con nuevos descubrimientos nacionales que me han sorprendido pero que muy gratamente. La romántica nacional no tiene nada que envidiar a la “clásica” que nos viene de fuera. Nuestras autoras tienen frescura, sencillez, mucha imaginación y, sobre todo, la facultad de empatizar con nosotros a través de sus historias ambientadas en España.



¿Te ha inspirado algún libro de los que has leído?¿Si no es así, de donde extraes tus ideas?



Todos tienen su parte de inspiración. Creo que, cuando decides cruzar la línea de lector a escritor, es precisamente porque las historias que has vivido te han cautivado en mayor o menor medida.

Para qué nos vamos a engañar, hoy día ya está todo inventado, pero eso no quiere decir que cada historia no sea única y genuina. Las ideas suelen venir solas, normalmente aisladas, y con mucha persistencia. Vamos, que no te la puedes quitar de la cabeza hasta que no empiezas a complementarla con una historia, unos personajes, unos diálogos… En definitiva, que la inspiración está donde menos te lo esperas, aunque en mi caso, al ser escritora de romántica histórica, es un poco más difícil encontrarla en situaciones de hoy día, claro.



¿De donde extraes tus personajes? ¿Son reales, imaginarios, o una mezcla de ambos?



Mis personajes son ficticios, pero sus rasgos emocionales son una mezcla ce las virtudes que más admiro en una persona, y los defectos qué más odio. Quizá por eso algún@s de mis lector@s se sientan identificad@s con varios personajes en general, pero con ninguno por completo. No me gusta que los buenos sean perfectos, ni que los malos lo sean al cien por cien. Quizá por eso aprendí a observar a la gente, amigos, conocidos… De ellos se pueden extraer los mejores personajes.



¿Y los escenarios de tus novelas? ¿Son lugares que has visitado, que desearías visitar, sitios habituales o mundos imaginarios?



En el caso de LA HEREDERA, la naturaleza de los personajes y de la historia me empujó a buscar un escenario apropiado para que todos ellos pudieran “cohabitar”. Pensé en Andalucía, e inmediatamente recordé mi visita a Ronda, ciudad hermosa donde las haya, y un marco perfecto para mi historia. Mi siguiente novela, ya en manos de mi editor, está ambientada en Benavente, mi ciudad y mi casa, aunque lo mejor de todo es echar a volar la imaginación. Ahora mismo estoy embarcada en un proyecto que nació hace veinte años y que se desarrolla muy lejos de aquí, en un lugar que nunca he visitado pero cuyos habitantes siempre me fascinaron… Y hasta aquí puedo contaros, jajaja!!

De cualquier modo, visitados o no, mis lugares siempre son reales. Necesitaría una imaginación infinita para crear mundos imaginarios!!! Ese tipo de novelas, prefiero leerlas. Es mucho más cómodo admirar a sus autores que escribirlas, al menos para mí.


¿Por qué lo haces?¿Que te motiva a escribir?



Quizá para muchos esta pregunta pudiera resultar complicada, pero para mí es sumamente sencilla. ¿Por qué lo hago? Muy simple: porque, cuando la vida te da esos zarpazos imprevistos para los que nadie está preparado, la escritura es mi refugio, mi estímulo y mi consuelo. Y, en esas raras ocasiones en las que la vida te premia los esfuerzos realizados y te da una gran alegría, la escritura es el complemento perfecto. Mi imaginación es el cauce a través del cual canalizo esa energía en forma de historia y de personajes. En definitiva, porque forma parte de mí, es una función vital como otra cualquiera, independientemente de que el resultado sea comercial o no. Si a mí me sirve para todo eso, siempre pienso que ahí fuera, en algún lugar, puede haber alguien que sienta, leyendo mis novelas, lo mismo que yo escribiéndolas.



 ¿Qué te motivó a empezar tu primera novela?



La envidia cochina!! Aunque parezca mentira, así fue. Me sentí “abducida” por la lectura de mi primera novela romántica histórica, y me dije: ¿por qué no puedo hacer yo lo mismo? Siempre me han venido historias a la cabeza sin orden ni concierto. ¿Por qué no plasmarlas en papel para que otros disfruten de su lectura como yo lo hago?

Así comencé, aunque mis primeros escritos quedaron en el cajón del olvido, solo aptos para familiares y conocidos… Con LA HEREDERA mis motivos fueron, simplemente, los deseos de que una amiga se olvidara por unas horas de los malos momentos que estaba pasando. Al parecer, lo conseguí, porque gracias a su empeño lo envié a varias editoriales y obtuve una respuesta satisfactoria.



¿Qué es para ti ser escritor/a?



Teniendo en cuenta la situación de crisis que estamos viviendo, creo que puedo decir que, ahora mismo, ser escritora lo es todo para mí, la ocupación que soñé con tener desde los doce años, y eso es tanto como decir que me ha tocado la lotería… Hoy en día, decir que trabajas es un lujo, pero poder presumir de que tu trabajo es lo que más te gusta y te realiza como persona, va más allá de las expectativas de la mayoría.

Y yo puedo decirlo, por eso me siento una auténtica privilegiada.



¿Cuáles son tus libros publicados?



Uy, aquí sí que mi respuesta va a ser muy corta, casi tanto como mi curriculum literario, jejeje!! De momento, solo he tenido la inmensa suerte de publicar La Heredera con ediciones Pàmies, en su colección Phoebe, pero espero que el golpe de suerte ( o recompensa al trabajo realizado, según cómo se mire), siga con otras. De hecho, mi segundo proyecto está en manos de mi editor, esperando su veredicto, y estoy de lleno con el tercero.



Nos gustaría saber cual es tu blog, twitter y Facebook para que los lectores puedan conocerte más.



Mi enlace en Twitter es @elenagarquin.

En Facebook podéis encontrarme por Elena Garquin.

Y este mi blog personal:  elenagarquin.blogspot.com



¡Ha sido un placer hablar con vosotros!




6 comentarios:

  1. Guau, chicos!! A esto le llamo yo eficiencia, jajaja!!
    Muchas gracias y un saludo enoooooorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos publicdo también tu entrevista en http://learning-true.es que es nuestra página web para los no bloggers que les gusten las webs tradicionales. Esperamos asi darte a conocer por más gente. Saludos

      Eliminar
    2. Pues muchas gracias nuevamente, Luis!!
      Saludos.

      Eliminar
  2. Me ha encantado!!!! Como siempre, sabia mi Elena.
    Enhorabuena por la entrevista. Y mucho éxito con La Heredera y a ver si nos das pronto una alegría.
    Besines!!
    Lala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si nos alegramos las dos pronto, jajaja!! Mientras tanto, a tener paciencia, eso que, al menos en mi caso, brilla por su ausencia la mayor parte de las veces...
      Gracias y besos también para ti, lala!!

      Eliminar

Puedes decirnos lo que quieras. Se admiten quejas (que seran atendidas o desoidas dependiendo de nuestro humor :P), suplicas (nunca atendidas) y peticiones de amor (jamás serán atendidas jaja)